Saltar al contenido

Storyselling: Cómo Escribir Historias y Vender Más

storyselling

¿Sabías que el cerebro humano está programado para comprender y retener historias?

Y no solo eso:

Las historias se han usado como método de comunicación y de transmisión de la información desde los origines del lenguaje hablado.

Nuestro cerebro comprende las historias con facilidad y las almacena para luego recuperar la sabiduría que nos han proporcionado.

Por supuesto, esto es algo el sector del marketing sabe, y por eso se ha creado el concepto de storyselling.

Ya no se trata de usar textos persuasivos para convencer al lector de que compre un producto o servicio. Con el storyselling, les contamos una historia para llegar a sus emociones y hacerles reaccionar de cierta forma (la que nosotros buscamos).

Las historias conectan con el lector y lo hace empatizar, por lo que es mucho más probable que recuerde tu marca en el futuro.

Pero, vamos a dejar las cosas claras desde el principio: ¿qué es exactamente el storyselling?

¿Qué es el storyselling?

Podemos ofrecerte dos definiciones de storyselling.

La primera, y más técnica, es que se trata de una estrategia de ventas en la que se usan historias, testimonios y estadísticas para persuadir al lector a que haga una compra o adquiera un servicio.

La segunda definición es más bonita: storyselling es el arte de escribir historias emotivas para conectar con las personas y vender al mismo tiempo.

Estas historias muestran las características del producto, y es común incluir la historia de alguna persona a la que el producto benefició mucho.

Es una manera mucho más efectiva de vender que usando un texto publicitario más directo. Al toparse con una historia, el lector baja la guardia y no espera que estén intentando venderle algo. Su cerebro no procesa el texto como publicidad, sino como una historia interesante que ha conectado con él, y lo recuerda mejor. Sobre todo, si la historia es entretenida, interesante y ha conseguido conectar con sus emociones.

¿Cómo deben ser las historias de storyselling?

Como cualquier buen cuento, las historias de storyselling deben tener protagonista o personajes principales.

Estos personajes tienen que tener características con las que el cliente potencial se pueda sentir identificado.

Y, por supuesto, en la historia no debe faltar un villano.

En este caso, el villano no será una persona, sino un problema. Este problema es lo que resuelve tu producto o servicio.

Por ejemplo, vamos a crear a nuestro protagonista. Va a ser un hombre, llamémoslo Juan. Esta podría ser una historia de una manera resumida:

“Juan se despierta en su casa, apaga la alarma del despertador de su teléfono móvil y besa a su novia. Se levanta de la cama, se viste y sale de su casa.

Observa el móvil para comprobar que tiene la batería llena, mira la hora y busca cómo llegar al trabajo. A medida que pasa el día en la oficina, se da cuenta de cómo se le va terminando la batería del teléfono. Cuando llega la tarde y empieza a oscurecer, Juan sale de la oficina y recibe una llamada importante de su novia, pero el móvil se apaga en medio de la conversación, justo en un momento crítico.

Juan está desesperado, intenta encender el móvil de nuevo, pero no se enciende. Lo intenta otra vez, se enciende y llama a su novia, pero el teléfono se vuelve a apagar antes de que responda. Corre hacia la parada del autobús para llegar rápido a casa y, justo cuando llega, observa cómo su autobús acaba de salir. Entonces Juan decide ir corriendo a casa, y de repente se pone a llover.

Finalmente, Juan encuentra un papel publicitario en el escaparate de una tienda que muestra una batería portátil para el teléfono móvil. Lo compra y retoma la llamada importante con su pareja.”

Para escribir historias que conecten, tendrás que poner al protagonista en una situación peliaguda causada por el problema. Cuenta los detalles de lo mal que lo está pasando el pobre protagonista, y dale un contexto con el que se puedan identificar tus clientes potenciales.

En la historia que hemos usado como ejemplo, cualquier persona que haya tenido problemas con la batería del móvil se puede identificar con la situación de Juan.

Para hacer storyselling de manera efectiva, deberíamos hacer hincapié en las emociones, pausar en las descripciones de cómo se siente el protagonista en los momentos más relevantes.

Es importante que remarques que el protagonista no encuentra una solución a su problema. Por ejemplo, hemos visto cómo Juan intentaba encender el móvil, ir corriendo hacia casa, etc.

La última parte debería mostrar la solución y detallar las características y beneficios del producto. Por ejemplo, podríamos detallar lo fácil que es de conectar la batería, su gran velocidad de carga, un diseño elegante y cómodo que cabe en el bolsillo, etcétera.

¿Cómo aplicar el storyselling para mejorar las ventas?

Ahora que ya sabes qué es el storyselling y cómo escribir historias para captar la atención de los clientes, es hora de que lo apliques.

Para ello, primero tienes que saber cuál es el público al que te diriges. ¿Por qué necesita tu producto? ¿Qué beneficios puede traerle? Así descubrirás el perfil que debe tener el protagonista de la historia y quién será el villano. O sea, tu cliente potencial y el problema que puede solucionar tu producto.

Muestra las características de tu producto y el modo en que solucionan el problema. Cuantos más detalles proporciones, más confianza darás al lector. Pero eso sí, sé sincero y no exageres. Cuenta de verdad lo que realmente puede hacer el producto por el consumidor.

Conecta tu producto con las emociones del lector para que deje de ser solo un producto y sea algo que puedan valorar. Por ejemplo, en el caso de Juan, la batería portátil no es solo una batería. Es una forma de mantener la conversación con la persona que ama. Le permite estar en contacto con las personas importantes de su vida y enterarse de las noticias que más le importan sin interrupciones.

Y esta es la forma de hacer que tu producto sea indispensable para tus clientes potenciales. Gracias al storyselling, puedes conseguir que tu marca y tu producto o servicio sean memorables.