Saltar al contenido
SEO

Posicionamiento SEO: el Arte de Aparecer en Google

¿Te suena la palabra SEO?

Si estás un poco al día en el mundo de internet, seguro que sabes de qué va.

El posicionamiento SEO se está volviendo imprescindible para cualquier negocio online. Desde que surgieron los buscadores en la década de los 90, todos aquellos e-commerce que quisiesen tener visibilidad en internet tuvieron que prestar atención a su posicionamiento.

A fin de cuentas, la mejor manera de que tu público objetivo encuentre tu empresa en la inmensidad de internet es a través de los motores de búsqueda. Por eso, estar en las primeras posiciones de buscadores como Google o Yahoo se volvió una prioridad. Y lo sigue siendo a día de hoy.

Un SEO bien trabajado puede ser decisivo para que una empresa sobreviva a lo largo del tiempo.

Pero, antes de seguir, vamos a responder la pregunta importante:

¿Qué es el posicionamiento SEO?

El nombre SEO viene de las siglas de Search Engine Optimization, es decir, optimización para motores de búsqueda.

También lo conocemos como posicionamiento orgánico o posicionamiento natural. Se trata de todas las técnicas y acciones que llevamos a cabo para que nuestra página web aparezca lo más alto posible en los resultados de Google u otros buscadores. Así conseguimos atraer más visitas a la página y que más gente conozca nuestro negocio, blog, etc. 

Piensa que la mayor parte del trafico que recibe una web proviene de los motores de búsqueda. Esto se debe a que, por norma general, una persona que necesite un servicio o información lo buscará primero en Google. Y, gracias al posicionamiento SEO (si está hecho correctamente), tu web debería salir en los primeros resultados de la búsqueda. 

Pero no es el único tráfico que recibe una página web. También pueden venir visitas desde las redes sociales, enlaces de otras páginas o incluso desde anuncios que hayas contratado. Algunos de estos aspectos tienen que ver con SEO (como los enlaces desde otras webs) y otras tienen que ver con SEM (publicidad de pago). Pero con SEM volveremos más adelante.

Ahora, vamos a explicar los dos grupos en los cuales se puede dividir SEO:

SEO on-page y SEO off-page: ¿cuál es la diferencia?

El SEO on-page es el más conocido.

Abarca todas las acciones que haces para optimizar tu web: desde la creación de contenidos y los metadatos de las secciones de la web hasta la funcionalidad de la página, etc. Son acciones sobre las que tú tienes control y poder de decisión.

Por otro lado, el SEO off-page se centra en la autoridad y reconocimiento que la web tiene en internet. Esto se consigue gracias a los enlaces que otros sitios web hacen a tu página (backlinks). Sin embargo, no vale cualquier tipo de enlace y tampoco cualquier página web. El SEO off-page también se fija en la autoridad de las páginas que te enlazan. Si una página de renombre publica un enlace a tu web, los buscadores lo valorarán más que si lo hace un blog casi desconocido. Y, por lo tanto, subirás puestos en los resultados de búsqueda.

Además, al contrario que con el SEO on-page, tú no tienes control sobre el SEO off-page; no depende de ti. Esto no quiere decir que no haya nada que puedas hacer, ya que hay varias acciones que puedes llevar a cabo para mejorarlo. Por ejemplo, crear contenido de calidad que otras páginas web quieran enlazar, artículos interesantes y que atraigan al público, etc.

Las redes sociales también son un gran aliado del SEO off-page. Si tienes una gran presencia en ellas y publicas ahí tu contenido, es muy probable que la gente lo enlace. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de fomentar relaciones con otros sitios web que ya estén bien posicionados.

Todos estos factores deben estar presente en tu estrategia de marketing si quieres que tu web triunfe en internet. Pero tampoco podemos olvidarnos de la otra cara del posicionamiento en los buscadores: el SEM. 

¿Y qué es SEM?

SEM proviene de Search Engine Marketing (marketing para motores de búsqueda), y se trata de la publicidad de pago que haces de tu página. Al contrario que el SEO, en este caso obtienes tráfico para tu web pagando, en vez de con las acciones dentro de tu web. Resumidamente, compras la posición en los buscadores a través de la publicidad.

La plataforma más conocida para SEM en la actualidad es Google Ads, pero otros buscadores ofrecen esta posibilidad. De hecho, redes sociales como Facebook o Twitter también permiten comprar anuncios en sus páginas.

Gracias a este tipo de publicidad, conseguirás que tu anuncio aparezca en las primeras posiciones de Google y solo tendrás que pagar cada vez que hagan clic en él. Por ese motivo, a estos anuncios los conocemos como PPC (pay per click).

¿Cómo puedo mejorar mi posicionamiento SEO?

El primer lugar, el rey del SEO es el contenido.

Tienes que asegurarte de que el contenido de tu sitio web sea de calidad y esté optimizado.

Para ello, debes hacer una búsqueda de las palabras clave por las que quieres que se posicione tu página web. Si, por ejemplo, tienes un blog sobre el cuidado de mascotas, las palabras clave deben estar relacionadas con ese ámbito.

Cuando las palabras clave están elegidas, es hora de optimizar los contenidos de la web con ellas. Eso sí, para crear contenido de calidad hace falta tener conocimientos sobre el sector. No vale publicar un artículo lleno de palabras clave que no aporte información interesante. Tiene que ser un contenido que enganche al público y lo invite a compartirlo. Además, el contenido también tendrá que llevar los metadatos como subtítulos, el texto alternativo de las imágenes, la meta descripción, etc. 

Pero el contenido no es lo único importante a la hora de pensar en una estrategia SEO.

Es fundamental que la página web tenga una buena velocidad de carga, ya que los buscadores toman en cuenta la experiencia del usuario. Si carga muy despacio, no será cómodo para el visitante. También tendrá en cuenta la estructura del sitio web (las secciones, subsecciones…), y los enlaces internos y externos que agregues al contenido. 

En definitiva, hay que crear la web de tal forma que sea atractiva para los usuarios que la visiten y para los motores de búsqueda. 

¿Qué beneficios me aporta hacer posicionamiento SEO?

El mayor beneficio de hacer posicionamiento SEO es que atraerás más visitas a tu página web.

Piensa en tu propia experiencia como usuario de internet. Cuando buscas un servicio o alguna información:

¿En qué enlaces haces clic?

¿Pasas alguna vez de página para buscar más resultados?

Seguramente entras en los dos o tres primeros y, si estás muy interesado, tal vez en alguno más de la primera página. Así que si la web aparece en los primeros resultados, estás garantizando visitas. 

Además, al optimizar una web para SEO, consigues que la experiencia del usuario sea mucho más agradable, y probablemente vuelva cuando necesite el mismo servicio o más información. Por supuesto, para un negocio la principal ventaja es que todo el tráfico de su web se traduce en clientes potenciales, y posibles ventas

Asimismo, si consigues que tu web tenga autoridad, también lo haces con tu negocio o tu marca. Cuantas más visitas consigas, más público conocerá tu marca. Y si el contenido es de calidad, otras páginas de renombre enlazarán a la tuya, y cada vez será más popular.

Aunque estos son los beneficios más importantes y conocidos, las ventajas de usar SEO son interminables. Solo un ejemplo más: el SEO no descansa, y trabaja las 24 horas los siete días de la semana.

Tu posicionamiento no desaparecerá por las noches, o los fines de semana, ni se acabará cuando termine el mes. ¡Así que promociona constantemente tu web!