Saltar al contenido

Persuasión VS Manipulación: ¿En Qué se Diferencian?

persuasión vs manipulación

Seguro que conoces los términos de persuasión y manipulación, ¿pero sabes qué es exactamente cada uno?

En este artículo vamos a explicar la definición de persuasión, de manipulación, y en qué se diferencian.

Además, si sigues leyendo, te contaremos cómo aplicar la persuasión a la redacción web. Hay varias técnicas que puedas usar para que tus textos sean atractivos y llamen la atención de los lectores. ¡Vamos allá!

¿Qué es la persuasión?

Probablemente, cuando piensas sobre esa palabra, lo primero que te viene a la cabeza es “convencer“. Y no andas muy desencaminado.

La persuasión es el proceso mediante el cual una persona intenta convencer a otra de algo. Por ejemplo, para que cambie de opinión o adquiera algún producto.

Es un proceso completamente consciente. Es decir, la persona que persuade sabe que lo está haciendo e intenta influir sobre la otra persona a propósito. No obstante, este propósito no está oculto. En ningún momento se esconde la intención de convencer. ¿O a caso no se nota que los anuncios de la televisión intentan que compres o adquieras sus servicios?

Es un arte que se lleva estudiando desde la Antigua Grecia, pero a día de hoy, con la era de internet, tiene más importancia que nunca. Se usa en la escritura web, en la política, el marketing y, en general, en cualquier negocio.

¿Y la manipulación?

Aunque no lo parezca, la manipulación no dista mucho de la persuasión. Se trata también de convencer a otra persona. Pero esta vez, de forma oculta, sin mostrar las intenciones y con un propósito negativo.

Se hace de manera discreta, y normalmente no busca influir a la gente para el beneficio de ambas partes, sino solo para la del manipulador. Es una manera de alterar la realidad del “manipulado” para convencerlo de que haga algo a su favor, pero usando métodos deshonestos.

Persuasión vs manipulación: la diferencia

Como ya habrás podido imaginar, la diferencia está clara: son las intenciones detrás del acto de “convencer” lo que marca la diferencia de persuasión vs manipulación.

La definición de persuasión nos dice que es convencer, pero respetando a la otra persona y siendo sinceros. Por norma general, la persuasión busca un resultado en el que todos ganan. Por ejemplo, si un cliente necesita un ordenador, y lo compra en una tienda que ha visto en un anuncio, ambos salen ganando. El cliente ha encontrado el ordenador que buscaba a buen precio, y la empresa ha conseguido una venta.

Por el contrario, la manipulación busca convencer para que la otra persona haga algo que no siempre va a ser beneficioso para ella. Por ejemplo, una empresa puede manipular a un cliente para que compre un producto que realmente no tienen la calidad que especifican o que el cliente no necesita para nada.

Además, otro factor importante es que la persona que persuade tratará de convencer con pruebas e información real. Sin embargo, la que manipula usará mentiras y alterará los hechos a su favor para conseguir la respuesta que desea.

Técnicas de persuasión en la redacción web

Ahora que está claro que no hay que manipular, sino persuadir, os enseñaremos unas técnicas de persuasión para aplicar a la redacción de contenidos web.

Busca hechos reales para tener buenos argumentos

Si no argumentas, tu texto no tendrá un porqué.

¿Tú harías algo sin que te explicasen las razones para hacerlo?Entonces, da razones de peso en tus textos para convencer a tus lectores. Busca pruebas que muestren que realmente sabes de qué estás hablando.

Repite el mensaje principal

La repetición es otra de las claves de la persuasión en la escritura web. Al fin y al cabo, es nuestra forma de aprender desde que somos pequeños. Así que escribe tu mensaje de formas distintas a lo largo del texto para asegurarte de que llega al lector.

Muestra testimonios

Vivimos en sociedad, y nos dejamos arrastrar por ella. Así que muestra ejemplos de cómo el producto, servicio, o simplemente la idea sobre la que intentas convencer, ha ayudado a otras personas o ha sido beneficiosa para ellas.

También puedes hacer un poco el papel de adivino y pronosticar cómo beneficiará esa idea, producto o servicio al lector. Eso sí, siempre desde la verdad y sin inventarte la información.

Haz comparaciones

Si enlazas aquello de lo que quieres convencer con algo que ya existe y que el lector sabe que es bueno, estará más convencido de su calidad.

Un ejemplo de esto sería comparar el nuevo servicio que ofreces con el antiguo. Si el antiguo era bueno y tus clientes lo saben, cuando anuncies el nuevo servicio diciendo que es más rápido, con más calidad, etc. tus clientes darán por sentado que será mejor, y lo adquirirán sin dudarlo.

Describe un problema problema y ofrece la solución

Esto aúna algunas de las técnicas anteriores, y se usa muchísimo en ventas.

La idea consiste en buscar el problema que tiene el lector, y ofrecerle la solución con tu producto o servicio. Seguro que lo siguiente te suena por los anuncios de madrugada:

“¿No sabe dónde están sus mandos y lo tiene todo desordenado? ¡Pruebe nuestro organizador de mandos para el sofá y no vuelva a perder ninguno!”

Probablemente, tú como lector nunca te habías planteado que se te pudieran perder tanto los mandos de la televisión, pero ahora que te lo han dicho, te lo estás pensando. Y ahora que sabes que necesitas un organizador de mandos, no te queda más remedio que hacerte con él.

En esto consiste la técnica de problema y solución. Descubres al lector un problema que tenía (aunque no lo supiese) y le demuestras que tu producto o servicio es la solución que necesita. 

¿Te hemos persuadido para que empieces a persuadir? Si quieres saber más sobre escritura web y técnicas de persuasión, no dudes en visitar nuestra página. ¡Te esperamos!